Los  seres humanos tendemos a comportarnos de manera similar en el día a

día y no solamente eso, sino que también tendemos  a pensar de la misma

manera diariamente.

Es que la gente usualmente etiqueta experiencias, situaciones y personas

para reducir lo que el ser humano quiere evitar más: La

incertidumbre.

Además  seguimos comportándonos y pensando de manera similar ya

que nos ahorra energía psíquica.

Esto es porque tenemos comportamientos que son automáticos y no se

hacen con esfuerzo consciente, por eso podemos prestar atención a otras

cosas cuando ya el comportamiento se automatizó.

Ante una situación nueva vamos a gastar energía.

Cuando tenemos una actividad nueva nuestra atención se dirige a esa

actividad gastando energía psíquica en ello.

Un cambio en nuestros hábitos o conductas  demanda de nuestra energía

psíquica ya que la situación es nueva para nosotros, y puede ser que

experimentemos ansiedad  ante un evento nuevo.

Se activa nuestro sistema nervioso central autónomo simpático o

parasimpático dependiendo de la situación.

Para cambiar un hábito también vamos a gastar energía, hasta que el

hábito se internalice, esto es hasta que nos acostumbremos al hábito.

Entonces  vamos a poder usar nuestra atención a otras cosas o actividades

que requieran de nuestra atención consciente, dejando a nuestro

inconsciente esa actividad que antes nos demandaba energía psíquica.

En PNL se trabaja con el aprendizaje inconsciente para que esa

actividad que te demanda esfuerzo consciente empiece a

internalizarse y volverse inconsciente y tu atención consciente se

dirija a otras actividades.

Estas son algunas maneras desde la PNL con los que podemos ayudar a que

una actividad se Vuelva  inconsciente:

-Modelar a una persona que ya desarrolla la actividad de manera

inconsciente.

-Visualización.

-Uso de metáforas.

Sugestiones posthipnoticas.

En el Curso Intensivo de Verano Practitioner en PNL de PNL

Palermo vamos a ver estas técnicas y mucho más.