Los hábitos tanto positivos como negativos tienen una inercia, es

decir nos cuesta desprendernos de los mismos.

Stephen Covey en su libro ¨Los 7 hábitos de la gente altamente

efectiva¨ habla de este poder gravitacional.

Cuando nos comprometemos a cambiar un habito, muchas veces

caemos de nuevo en el mismo.

Y es que cuesta cambiarlos al principio y reemplazarlos por otros

con lo cual no nos sentimos tan identificados.

Con lo cual se requiere compromiso, responsabilidad, ser consciente

de los disparadores o anclas que están presente en nuestro día a día

para cambiar nuestros habitos.

Una vez transcurrido un tiempo en el que abandonamos el habito

negativo para nosotros, ya no sentimos tan fuertemente ese poder

atrayente, esa inercia.

Lo mas difícil entonces es al comienzo:

Así como a una nave espacial le cuesta mas energía en términos de

combustible salir de la fuerza de gravedad de la tierra para después

empezar a gastar menos de ella una vez en órbita; con los hábitos

nos pasa lo mismo, necesitamos gastar mucha de nuestra energía al

principio, cuando estamos reemplazando ese hábito por otro, hasta

que el nuevo hábito positivo reemplaza al anterior.

Luego les comentaré como empezar a hacer esto.

Saludos