Muchas veces nos preguntamos por qué cierta gente tiene una increíble facilidad para concretar ventas, y a otros les cuesta promover un buen producto. A continuación damos una serie de tips para mejor sus capacidad de convencimiento y poder asegurar una venta, mediante coneptos básicos de aplicación de la PNL para ventas.

1- Calibra al cliente mediante la PNL para Ventas

Lo primero que se debe hacer para lograr una venta exitosa es recibir cordialmente al cliente, saludándolo con una buena sonrisa, y luego observarlo. La PNL para ventas nos podrá definir ante qué tipo de cliente nos encontramos. El cliente puede ser una persona visual, adutiva o kinestésica.
Una persona visual se vestirá con mayor cuidado, y mostrara un lenguaje en función de elementos visuales, como “quisiera ver” o “puede mostrarme”. La persona auditiva se viste tradicionalmente y será más pausada en su forma de ser. Probablemente pedirá una explicación de cómo funciona el producto, mientras que la persona kinestética esperará poder tocar y sentir el producto.
Es importante definir en primera instancia de qué clase de cliente se trata.

2-Crea empatía.

Crear empatía quiere decir, meterse en el mismo canal en el que se encuentra el cliente. Esto implica, adaptar la velocidad del habla, emociones y ansiedad a las del cliente. Si el mismo habla de prisa, debes hablar igual de rápido que él. Si usa términos viusales, también deberás hablarle en términos visuales sobre le producto. Es primordial no querer adivinar lo que busca el cliente, es mejor preguntar afin de averiguar cuales son sus necesidad e interés en el producto.
Mediante la PNL para ventas podrá detectar estos patrones del habla, dispondrá de técnicas para adpatarse al cliente logrando comodidad en la comunicación.

3-Compara y analiza.

Efectúa una comparación entre tu producto con otros en la misma tienda, habla de ventajas y desventajas. Se honesto al realizar las comparaciones, si debes decir que un cierto producto es más caro que los demás, hazlo, siempre resaltando las ventajas que este producto ofrece por sobre el resto. De esta manera el cliente confiará en ti.

4- Evita la resistencia.

Siempre nos podremos encontrar con clientes que hablen mal de los productos, o sus precios. Esto no debe ser tomado como algo personal. Ante cualquier argumento negativo respecto del producto, en general es mejor estar de acuerdo con el cliente.

5- Cierre

El cierre se debe hacer cuando el cliente tiene el producto en mano, y está pensando si llevarlo o no. Es tu tarea ayudarlo a decidir, puede utilizar frases como “¿es el tamaño que busca verdad?”, u otras más agresivas como “¿se lo envuelvo para llevar?. Si el cliente tenía dudas, estas frases harán que tome una decisión.